Somos realmente conscientes de lo que colgamos en las redes sociales?

Sabías que le tu cerebro procesa 60.000 veces más bien una imagen que no un texto?

Pues sí, ahora ya sabes que nuestra mente asimila con más facilidad una imagen que no textos. Retenemos el 80% de lo que vemos y sólo el 20% de lo que leemos o el 10% de lo que escuchamos. El 90% de la información que recibe nuestro cerebro es visual.

Piensa en las dos redes sociales más utilizadas y conocidas mundialmente, Pinterest e Instagram. Ambas están pensadas con la misma finalidad, colgar fotos para conseguir “likes”. Si estas imágenes llegan a una cifra considerable de “likes”, la persona que las ha colgadas se hace popular, y, por tanto, su perfil gana seguidores.

A día de hoy, muchos usuarios de estas redes llegan al millón de “followers” (seguidores), a menudo por el simple hecho de ser famosos, actores o músicos. Pero no hace mucho que ha aparecido una serie de personas que se llaman “influencers”, que, como bien dice el nombre, son personas que cuelgan fotos en la web para influenciar ya sea en moda, maquillaje o en otros aspectos de interés general.

Pero no sólo son los famosos los desencadenantes de estos fenómeno, sino que también existen perfiles de personas que no son conocidas internacionalmente, y que empiezan a darse a conocer sólo haciendo difusión de imágenes algo inapropiadas y provocativas. Estos hecho puede tener repercusión en el futuro del individuo que ha sido retratado.

Aunque pensamos que al cabo de un tiempo, arrepentidos, podríamos eliminar esa imagen, estaríamos del todo equivocados. Quizás la foto queda borrada de nuestro perfil, pero algún usuario la ha podido guardar previamente para ser compartida en un futuro.

Antes de colgar una foto en una red social, debemos tener en cuenta todos los inconvenientes que puede llevarnos en un futuro, porque nunca sabes quién está detrás de la pantalla; cualquiera puede ver una fotografía colgada en la red y hacer uso.

Artículos relacionados

Los comentarios están cerrados.