El uso de teléfonos móviles y el riesgo de cáncer cerebral

El teléfono móvil, es un dispositivo electrónico con radio de corto alcance usado para comunicaciones móviles de voz y datos. Funciona sobre una red de estaciones de base especializadas distribuida por el territorio, conocidas como «celdas».

Además de la función de voz estándar de un teléfono, los móviles actuales pueden soportar muchos servicios adicionales, como el SMS para mensajes de texto, correo electrónico, conmutación de paquetes para el acceso a Internet, juegos, bluetooth, infrarrojos (IrDA), cámara con grabador de vídeo, y MMS para enviar mensajes con fotos y vídeo.

La mayoría de los teléfonos móviles se conectan a una red de estaciones de base (celdas), que a su tiempo están interconectadas con la red telefónica conmutada (con la excepción de teléfonos móviles por satélite).

El concepto de una red de radio celular se inventó en 1947 en los Laboratorios Bell, pero fue en 1983 cuando se fabricaron los primeros equipos en Estados Unidos. La radio celular consiste en una técnica que ofrece telefonía móvil en utilizar un espectro electromagnético.

Una parte de la comunidad científica cree que el uso de teléfonos móviles representa un riesgo para la salud a largo plazo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha clasificado como una exposición con un posible efecto carcinógeno. El IARC publicó un informe el 31 febrero 2011, en la que clasifica la radiación del móvil como “posiblemente carcinógeno en seres humanos”. Fue clasificado como tal después de que un equipo de científicos revisó los estudios de evaluación de expertos sobre la seguridad de teléfonos móviles. Un estudio sobre el uso pasado de móvil citado en el informe mostró un “40% más de riesgo para los gangliomes de más alto grado en grandes usuarios (utilización media: 30 minutos por día durante un período de 10 años)”. Si bien debido a la baja prevalencia de estos tumores y en la dificultad de hacer un seguimiento a largo plazo en estudios controlados estas conclusiones no son definitivas.

Ante la aparición de noticias contradictorias sobre el riesgo de cáncer cerebral asociado al uso de los teléfonos móviles, lo más sensato es actuar con prudencia y atender las recomendaciones que nos proponen los expertos.

Para evaluar el riesgo de cáncer asociado al uso de la telefonía móvil, la International Agency for Research on Cancer (IARC), que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), emprendió el estudio Interphone en 2000 y se centró en cuatro tipos de tumores de los tejidos que más absorben la energía de radiofrecuencia (RF) emitida por los teléfonos móviles: los tumores cerebrales (2708 casos de ganglioma y 2.409 casos de meningiomatosi), los tumores del nervio acústico (schwannoma) , y los tumores de las glándulas parótidas.

La mayor parte de las personas que fueron objeto de estudio eran usuarios poco intensivos de teléfono móvil en comparación a los estándares actuales.
El 8 de marzo de 2010, la International Journal of Epidemiology publicó el estudio Interphone que asoció a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia de la telefonía móvil un riesgo elevado de provocar ganglioma y meningiomatosi.
El 31 de mayo de 2011, la International Agency for Research on Cancer (IARC), de la Organización Mundial de la Salud, clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia producidos por los teléfonos móviles como radiaciones carcinogénicas por el riesgo de provocar ganglioma (el ganglioma es un tipo maligno de cáncer cerebral).

La profesora e investigadora Elisabeth Cardis manifestó que el estudio Interphone continuaría con análisis adicionales sobre el uso de los móviles y el riesgo de tumores del nervio acústico y de la glándula parótida, y añadió que hay un rápido incremento en el uso de teléfonos móviles por parte de gente jova que no fue estudiado por Interphone.

El Centro de Investigación Epidemiológica Ambiental CREAL está coordinando un nuevo proyecto, MobiKids, financiado por la Unión Europea, para investigar el riesgo de los tumores de cerebro debido al uso de teléfonos móviles en niños y adolescentes.

Las conclusiones, a la vista de los resultados de los estudios, nos dicen que es más que recomendable actuar con resultado de imágenes de cáncer cerebral por el movilprudència y atender las recomendaciones
que nos proponen los expertos: alejar el teléfono de la cabeza, optar por utilizar el manos libres y
utilizar preferentemente los mensajes de texto.

A todos nos interesa utilizar el teléfono móvil con seguridad.

Artículos relacionados

Los comentarios están cerrados.